Hoteles rurales de Europa

El turismo rural es una tendencia que cada vez gana más terreno entre los europeos. Esta modalidad le brinda al turista una experiencia encantadora donde podrá disfrutar de todas las bondades de la naturaleza sin sacrificar su comodidad. Actualmente existen cientos de propuestas de turismo que combinan instalaciones acogedoras y muy confortables con escenarios únicos y especiales. A continuación, te vamos a hablar de varios lugares en Europa donde podrás disfrutar de unas vacaciones inolvidables y en contacto con la naturaleza.

Mostviertel, Austria

Este lugar de ensueño es un cuadrante que se encuentra dentro del estado de Baja Austria. Mostviertel está limitado al norte por el Danubio y al este por el Wienerwald, convirtiéndolo en un lugar estratégico que goza de un clima espectacular. Las condiciones de esta zona austriaca son ideales para el trabajo en el campo. Su nombre significa “el cuadrante del mosto” debido a que los mejores mostos de manzana y pera provienen de estas tierras. En Mostviertel encontrarás pueblos hermosos como Melk y Persenbeug.

Melk es famoso por sus valles de colores vivos como también por su magnífica abadía. Para hospedarte en Melk puedes optar por las instalaciones rurales del Gaudihof Kaltenbrunner, uno de los hoteles más pintorescos de la zona. Aquí podrás ver diversos animales domésticos y apreciar todo el encanto del medioambiente.

En Persenbeug los paisajes son cautivadores y cuenta con diversas rutas para excursiones y ciclismo. Allí una de las mejores opciones de hoteles rurales es Fischwirtshaus Landmotel Die Donaurast un majestuoso establecimiento ubicado a las orillas del Danubio. Sus instalaciones son acogedoras y cuenta con una de las mejores vistas de Austria.

Stavelot, Bélgica

Un lugar ampliamente conocido gracias a su abadía, la cual fue construida en el siglo VII y es un patrimonio histórico de Bélgica. Stavelot se encuentra rodeada de una naturaleza brillante y encantadora. Espléndidos bosques, valles grandiosos, ríos y cascadas son parte de las atracciones que encontrarás en este destino rural.

En Stavelot te puedes hospedar en el Romantik Hotel le Val d’Amblève. Este hotel se encuentra ubicado en el corazón de las Ardenas y ofrece una estadía seductora rodeado de toda la gracia del campo y la naturaleza.
Saint-Valéry-sur-Somme, Francia

Esta ciudad es una de esas ciudades desconocidas que vale la pena visitar aunque sea una vez en tu vida. Se encuentra ubicada en la bahía del Somme y ofrece un pequeño pueblo medieval rodeado de exuberantes bosques. Este lugar es magnífico para caminar y observar aves, como también pasear en kayak por el río Somme. El Chambres d’hôtes L’Abri Cotier Rue de la Baie es la mejor opción para hospedarte allí. Este hotel brinda habitaciones cómodas y además proporciona bicicletas, las cuales facilitan la realización de diversas actividades en el campo.
Vielha, España

Esta ciudad alberga una gran cantidad de atracciones naturales. Es un lugar donde puedes disfrutar de un aire puro, tranquilidad y maravillosos paisajes… muy pocas ciudades europeas pueden ofrecerte algo igual. Toda su arquitectura se realiza de manera sustentable y con productos autóctonos de la zona. Allí los hospedajes, casas y restaurantes son fabricados en su mayoría con piedras y otros elementos naturales.

Las actividades más recomendadas para realizar en Vielha son senderismo y ciclismo de montaña. La cascada Uelhs deth Joeu y el salto Saut Det Pish son dos de las visitas imperdibles de este destino. Para hospedarte allí puedes decantarte por el Hotel Riu Nere, el cual es un bello hotel de montaña ideal para visitar durante cualquier época del año.

Las playas más bonitas de Europa

Cuando llega el verano ya tenemos planificadas las vacaciones y lo más seguro es que hayas decidido ir a la playa para relajarte, pero si todavía no lo tienes claro Bonocheck te ayuda a seleccionar los lugares con las mejores playas.

Playa Stiniva (Croacia): Estamos ante una de las playas más bonitas de la Costa Dálmata en Croacia. Ubicada en la isla de Vis, se encuentra escondida entre acantilados y es casi imposible divisarla desde el mar. Está catalogada como monumento natural y es una playa protegida desde 1967. Para visitar esta playa lo ideal es alojarse en alguno de los hoteles de Split y acudir en barco.

Sarakiniko, Isla de Milo (Grecia): Se ubica en la zona norte de la isla de Milo y es conocida en todo el mundo como la “playa lunar”. Su particular orografía se debe a la erosión provocada por los vientos que azotan la costa. Este paraíso natural, que se encuentra en mitad del mar Egeo, es perfecto para visitar en la estación del verano.

As Catedrais, Lugo (España): La playa de As Catedrais debe su nombre a los espectaculares arcos de hasta 30 metros de altitud que el efecto de la erosión del mar ha esculpido en la roca de los acantilados que rodean la playa. Sin duda, el mejor momento del año para disfrutar de la majestuosidad de estas formaciones es el invierno.

Playa de Cué, Llanes (España): Forma parte del Paisaje Protegido de la Costa Oriental asturiana. Cuenta con una extensión de 380 metros de largo. Se encuentra a tan solo dos kilómetros del municipio de Llanes, un lugar estupendo para encontrar alojamiento en alguno de sus coquetos hoteles.

Cala di Volpe, Cerdeña (Italia): Ubicada en la conocida Costa Esmeralda, la Cala di Volpe es sin duda una de las más hermosas del mar Mediterráneo. Destaca por sus piedras rojizas y su arena rubia. Se encuentra en el golfo de Arzachena muy cerca del Parque Nacional del Archipiélago de La Maddalena, el cual es considerado un paraíso submarino. Primavera y verano son los mejores momentos del año para disfrutar de sus aguas.

Tossa de Mar, Girona (España): El pueblo medieval de Tossa de Mar esconde algunas de las calas más espectaculares de la Costa Brava. Encontramos una serie de calas aisladas por acantilados inaccesibles donde los bosques de pinos y los castillos ponen la guinda perfecta a un paisaje único. Para alojarse, lo ideal es optar por alguno de los hoteles que salpican estos pueblos.

Cala Macarelleta, Menorca (España): En la zona sur de la isla de Menorca encontramos una serie de magníficas calas de arena blanca en las que los pinos llegan hasta las orillas de los acantilados. Una de las calas más características de esta zona es la Macarelleta, ubicada a 14 km de Ciutadella, un lugar estupendo para hospedarse.

Palombaggia, Córcega (Francia): Al sur de Córcega se encuentra la última de las playas de nuestra lista. Palombaggia es una cala que pertenece a Porto Vecchio, una emblemática población marinera que ha sabido transformar su economía y ahora se dedica a explotar la belleza de sus costas. En Porto Vecchio encontrarás los mejores alojamientos de la zona, además de un paraíso de las aves marinas, sobre todo si visitas esta zona en la estación de primavera.

Hay una gran cantidad de playas que visitar en Europa. Bonocheck te lo pone fácil

Viajar a los lugares más escondidos

Si un turista visita Egipto y luego afirma que absolutamente todo el lugar – y no hablaba más que de los lugares comunes, se reiría, ¿verdad? No hay manera de que una visita a una ciudad, aunque sea una capital, pueda darle a alguien una sensación de un país entero. Si decides viajar el talonario de bonos de Bonochek e conviene.

España, por ejemplo, posee un vasto territorio, el cual, no se puede apreciar en su totalidad ni en un mes de vacaciones.

Madrid, Barcelona, Marbella, y las Islas Baleares pueden ser los destinos turísticos más populares, pero en un país tan grande y diverso como España hay lugares notables dispersos por todas partes. ¡Y la mayoría no están llenos de turistas!

Así que si estás pensando en viajar a España en próximas fechas, echa un vistazo a algunos de estos lugares increíbles lejos de las principales ciudades.

Córdoba

Justo al norte de Málaga se encuentra una verdadera joya. Hace un milenio, Córdoba era considerada la ciudad más culta de Europa Occidental; fue la capital de la España islámica, pero también contiene el bello y antiguo barrio judío (Judería). En otras partes de la zona hay catedrales católicas, vibrantes bares de vino y mercados bulliciosos. Además, el río Guadalquivir es una belleza que no se puede perder.

Úbeda y Baeza

Los pueblos andaluces de Úbeda y Baeza son conocidos como “los tesoros renacentistas del mundo”, y ambos son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Situados en el centro de Jaén, en el centro-sur de España, muestran el esplendor arqueológico de la España de los siglos XVI y XVII, incluyendo impresionantes iglesias y palacios; además, Úbeda y Baeza están rodeados de exuberantes olivares verdes. Los visitantes pueden degustar algunos de los muchos extravagantes aceites de oliva creados aquí.

Peratallada

En la provincia nororiental de Gerona, en Cataluña, se encuentra Peratallada, un pueblo medieval con un nombre que se traduce como “piedra tallada”. ¡Eso podría darle alguna idea de su atractivo! Es un paraiso que parece un escenario de cuento de hadas; un castillo y una iglesia hermosamente maltratadas, calles adoquinadas, y el más verde follaje hasta donde el ojo puede ver.

Cabo Finistierre

El cabo Finisterre en Galicia fue considerado por los romanos como el punto más occidental del mundo. ¡No es difícil ver por qué! Aparte de una sola pequeña isla no hay algo más, pero se puede apreciar de inmediato al Océano Atlántico. Hay mitos y leyendas que datan del año 813, cuando Finisterre se convirtió en uno de los únicos lugares en Iberia donde los cristianos encontraron refugio durante la guerra con los ejércitos musulmanes.

Gijón

Mientras que la mayoría de los turistas que les gusta la playa suelen viajar a las costas del este o del sur de España, la costa del norte tiene mucho que ofrecer también. En esta zona es donde se encuentra la bella Gijón, un pueblo balneario en la comunidad de Asturias. Un paraiso clave particular para los surfistas, el Golfo de Vizcaya y Playa de San Lorenzo son excelentes lugares para pasar unos días, además, el Palacio de Revillagigedo también merece una visita.

Estrategias para buscar el ahorro en tus viajes

Cuando se empieza a planificar ese viaje tan esperado, suele encontrarse uno sumergido en un océano de opciones. Y la más importante es que se quiere ahorrar más que gastar. Principalmente en Internet, donde nadie ofrece asesoramiento y el usuario va topándose con precios mayores o menores para propuestas aparentemente idénticas, o con incomprensibles variaciones de billetes para avión o tren o en cuanto a las reservas de alojamiento.

Es frecuente visitar multitud de páginas de compra directa o de intermediarios, webs de opiniones y consultas… en definitiva, un mundo que en principio abre el abanico pero que puede llegar a saturar.

Ahorro, sí, pero a igualdad de servicios
No es lo mismo volar en un avión con tres escalas que hacer un vuelo directo. En ocasiones la reducción tarifaria no compensa si durante los desplazamientos de ida y vuelta se pierden horas de disfrute y se acumula cansancio.

Es solo un ejemplo, pero muy representativo para centrarnos en la idea principal que debería gobernar cualquier decisión. Es interesante ahorrar, pero…¿a qué precio? El presupuesto es importante, pero también es no hacer locuras. Para encontrar el equilibrio entre ahorro y servicio, lo recomendable es al menos conocer las maneras de ahorrar en los viajes:

Abrir pestañas en el navegador: puede parecer obvio, pero lo más oportuno es ir abriendo pestañas consultables en todo momento conforme se van viendo opciones. Así puede cotejarse, más allá del precio, la correspondencia o no de los servicios incluidos.

Comparar siempre el precio obtenido: normalmente, en Internet hay intermediarios para la compra online. Todo el mundo habla de que los intermediarios disponen de ofertas especiales en pack para vender plazas de hotel o billetes de avión. Pero esta práctica no siempre se traduce en rebajas. Hay que asegurarse siempre con la tarifa del ofertante directo, pues no es infrecuente llevarse sorpresas por ser más barata la contratación directa.

El transporte propio como alternativa

Tanta variación puede producir hartazgo y falta de claridad, pero afortunadamente existe la opción de viajar por medios propios, algo nada descabellado para distancias medias-largas si se viaja acompañado. Lo primero que se ahorra al pensar en coche o moto para un viajecito largo es tiempo de decisión en alternativas. Es la ventaja de los vehículos propios, que siempre están disponibles.

Otro ahorro al contar con vehículo propio se basa en la capacidad de organización. La inmediatez, la improvisación y la flexibilidad de horarios se convierten en ventajas incontestables.

Está claro que un viaje largo requiere tiempos de descanso. Pero ¿quién suele montar un viaje solo? Los relevos son la solución y los descansos intermedios son oportunidades para visitar lugares.

Y aunque es obvio que la gasolina no es del todo barata, se puede ahorrar combustible con dos o tres personas a bordo de un automóvil ya que suponen un ahorro en comparación con billetes de cualquier otro tipo de transporte. Además, si el vehículo empleado está al día en su mantenimiento, funcionará mejor y gastará menos.

Escapadas con encanto

Si la semana te dejó agotado y sientes la necesidad de desconectar, aunque sea solo una escapada de fin de semana, tenemos unas cuantas ideas que te podrán ayudar a elegir el tipo de estancia que necesitas, ya sea que estés buscando un viaje de relax, gastronómico, de aventura, etcétera. Podrás organizar tu viaje y aprovechar el talonario de bonos de Bonocheck, para elegir, entre una gran oferta hotelera, en todo el mundo, el destino que mejor se adapte a tus expectativas.

  1. Viajes románticos en pareja: Puedes aprovechar el talonario de bonos para hacer una escapada a Granada y visitar la maravillosa Alhambra, pasear por el Albaicín, disfrutar de un espectáculo flamenco en el las cuevas del Sacromonte o deleitarte con sus tapas y su gastronomía. O puedes elegir un sitio especial como es la capital de España, en donde encontrarás preciosos rincones mágicos y muchos lugares románticos. Puedes disfrutar con tu pareja en los alojamientos que encontrarás en Bonocheck. El alojamiento es gratuito y está sujeto a consumos mínimos y a las ofertas de última hora.
  2. Viajes de aventura: Si lo tuyo es ser arriesgado y aventurero, puedes hacer un viaje en un entorno rural, alejado del ruido y de la polución, para disfrutar de los platos típicos del lugar que visites. Este es un viaje en el que podrás date un respiro , disfrutar en plena naturaleza y reponer la energía agotada. Se puede organizar la aventura para hacer senderismo, rapel, tirolesa, fogatas, etcétera. Puedes ir solo o en compañía.
  3. De relax en la playa: En pareja o en familia también puedes aprovechar la escapada para divertirte y descansar. Con los niños podéis ir a algún parque temático, hacer excursiones y hacer un montón de cosas en las que los padres y los hijos podáis compartir más tiempo. Unos días de descanso en la playa os harán felices a todos: los niños construyendo castillos en la arena, los más mayores aprovechando las olas del mar para hacer surfing y los adultos descanso tranquilamente en sus sillas de playa. También es una buena idea pasar unos días en la playa para los solteros, para descansar o para vivir una aventura.
  4. Viajes con amigos: Pero, si tienes ganas de pasártelo bien en grupo, un viaje de diversión total será el que más te gustará. Una ciudad en la que visitar casinos o clubes nocturnos, os permitirá disfrutar sin límites ni restricciones.
  5. Viaje de compras: Si quieres viajar a una ciudad cosmopolita, como Londres o Barcelona, y aprovechar tu estancia para ir de compras, sácale partido a tu viaje y disfruta de unos días excitantes comprando algún capricho en una las numerosas tiendas más emblemáticas. Aprovecha ahora tu talonario de bonos y planifica tu estancia en alguno de los muchos hoteles que ofrece Bonocheck.
  6. Viaje gastronómico: Si te gusta comer bien, la comida puede ser tu aliciente del viaje. Puedes disfrutar la cultura de la cocina de destinos como Cádiz, con su excelente “pescaito frito” o Lisboa, con su Bacalhau o Madrid, con su tradicional cocido madrileño.

Viajar a las ciudades con los mejores parques de atracciones

Europa ofrece innumerables lugares para disfrutar y compartir con la familia y amigos. Una de las principales distracciones que les gusta experimentar a las familias son los parques de atracciones. Estos ofrecen instalaciones espectaculares y escenarios mágicos que harán de tu viaje una experiencia inolvidable.

A continuación, les presentamos 4 de los mejores parques de atracciones ubicados en Europa.

Europa Park, Rust (Alemania)

Este parque de atracciones se sitúa entre la Selva Negra y Los Vosgos, una ubicación idónea que representa los mejores paisajes alemanes. El Europa Park es uno de los parques más fantásticos de Europa, en él se combina aventura, adrenalina y belleza. Este parque recibe cerca de 4 millones de visitantes cada año, lo que ha originado una magnífica oferta hotelera en sus cercanías. El Hotel Andante Rust y el Hotel Mythos son los preferidos por los turistas que visitan esta hermosa ciudad. Los hoteles en Rust, Alemania, brindan una hermosa arquitectura tradicional y disponen de innumerables ofertas durante todo el año. Un método muy aconsejable para realizar las reservas es a través de un talonario de bonos que ofrece Bonocheck, los cuales proporcionan noches gratis al gestionar las reservas con ellos.

Disneyland Park, París (Francia)

Ubicado en Marne-la-Vallée, a pocos minutos de París, es una de las experiencias más espectaculares que les puedas obsequiar a los pequeños de la casa. Este parque ambientado y envuelto en la magia de los cuentos de Disney te sorprenderá desde el primer momento que entres en él. Cuenta con más de 50 atracciones y es uno de los parques más visitados de Europa. Al visitar este parque puedes escoger si hospedarte en Marne-la-Vallée que brinda pintorescos hoteles como el Chessyland o trasladarte a París y disfrutar de las mejores ofertas hoteleras de Europa.

Port Aventura, Salou (España)

Este es un parque de atracciones que no puedes dejar de visitar. Si eres español esta debe ser una de tus primeras opciones para visitar de la lista. El parque Port Aventura se encuentra en la ciudad de Salou y ofrece un complejo hotelero para sus visitantes. Aquí puedes hacer uso de tu talonario de bonos y disfrutar de noches gratis durante tu estancia en el parque. Este parque ofrece innumerables atracciones, entre las cuales destaca el parque acuático y sus diversas ambientaciones o espacios temáticos. Estas ambientaciones reviven y te llevan a diversos lugares y épocas alrededor del mundo. Puedes visitar su espacio temático Mediterráneo en cualquier momento y en unos minutos trasladarte a los paradisíacos ambientes de Polinesia. Son muchas sus ambientaciones y atracciones. ¡Qué esperas para venir!

Efteling, Kaatsheuvel (Países Bajos)

Este lugar para soñar y vivir tu propio cuento de hadas se encuentra en la mágica ciudad de Kaatsheuvel, Países Bajos. Cuenta con instalaciones enormes y es ambientado en un mundo de fantasía al estilo de los cuentos tradicionales europeos. En las cercanías del parque puedes encontrar el Efteling Hotel, un lugar fantástico para combinar tu mágica aventura con un hospedaje maravilloso. Además, será una magnífica oportunidad para usar tu talonario de bonos y obtener noches gratis en el hotel.

Viajar a los castillos más espectaculares de Europa

El continente europeo alberga espectaculares ciudades que albergan castillos de todas las épocas que dan la oportunidad de ser visitados por los turistas. Se trata de edificios fascinantes para la vista y que guardan historias emocionantes respecto a su construcción y antigüedad.

Una de las fortalezas más populares es la de Neuschwanstein, popularmente conocida como “el castillo del rey loco”. El edificio se encuentra en Baviera y es uno de los monumentos más importantes y visitados de Alemania; combina varios estilos arquitectónicos como el neogótico o neorrománico. El interior es cautivador, ofreciendo diferentes salas con detalles antiguos y obras de arte. Desde el dormitorio del rey es posible contemplar el paisaje de los Alpes Bávaros.

El Castillo de Bran recuerda a la popular novela de Bram Stoker, “Drácula”, algo que lo convierte en una atracción turística incomparable. El edificio se ubica en Transilvania, Rumanía, y presenta un aspecto medieval con una estructura maciza fortificada. Las estancias interiores muestran diferentes estilos como el tirolés o el renacentista italiano.

Otro de los castillos más visitados de Europa es el de Chillon, en Suiza, en la comuna de Veytaux, junto al lago Lemán. Se trata de una impresionante edificación defensiva que fue utilizada por los romanos. Más tarde lo ocuparían la Casa de Saboya y los berneses. Su magnífico interior, incluida su gran sala de baile, sirvió de inspiración a grandes escritores como Lord Byron o Víctor Hugo. El castillo se muestra en perfectas condiciones gracias a las diferentes restauraciones a las que ha sido sometido.

Viajar a localidades como São Pedro de Penaferrim, en Portugal, ofrece la gran oportunidad a sus visitantes de contemplar castillos tan impresionantes como el Palacio da Pena. La edificación se emplaza sobre grandes peñascos y muestra diversos estilos arquitectónicos como el neorrenacentista o neogótico. Fue residencia de la familia real portuguesa y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Praga es una ciudad repleta de edificios de interés en la que no puede faltar un majestuoso castillo que muestre su gran pasado histórico y cultural. Se trata del Castillo de Praga, data del IX y en su interior alberga la catedral de la ciudad, un convento, una basílica y varios edificios emblemáticos.

En el centro de la ciudad de Edimburgo, en Escocia, se alza un impresionante castillo que fue utilizado como fortaleza militar durante años. Los turistas que deciden viajar a Escocia encuentran en este castillo un lugar de obligada visita, con un interior que alberga diferentes exposiciones y museos.

El Castillo de Malbork se localiza junto al río Nogat, en Polonia y es una de las edificaciones más grandes del mundo construida con ladrillos. Además, es un magnífico ejemplo de arquitectura militar medieval. Los turistas pueden encontrar en su interior varios restaurantes y tiendas de recuerdos.

En Inglaterra se puede conocer el Castillo de Leeds, cuya construcción data del siglo XII. El castillo ha sido residencia de varios miembros de la realeza como Catalina de Aragón, esposa de Enrique VIII. Personalidades del mundo de la música, como Elton John, han ofrecido conciertos en su impresionante jardín.

Todos estos castillos puedes visitarlos alojándote en sus ciudades con la reserva de hoteles en Bonocheck.

Las mejores ciudades para viajar en invierno

En invierno las condiciones meteorológicas no invitan demasiado a viajar. Sin embargo, no podemos dejar pasar por alto las ventajas que Bonocheck.com nos ofrece para una escapada corta y, a pesar del frió, pasarlo bien en las mejores ciudades, para desconectar de la rutina, en los mejores hoteles.
Las Islas Canarias están relativamente cerca de cualquier país europeo. Una estancia en estas islas “afortunadas” son un paraíso para los amantes del senderismo, de montar a caballo o para ir en bicicleta. Se pueden visitar los bosques de la isla de La Gomera, en Tenerife el Parque Nacional del Teide y un largo etcétera.
En Francia podemos viajar a Chamonix, en el Mont Blanc. Es una de las ciudades más visitadas del mundo. Allí, además de practicar deportes de invierno se puede disfrutar de las hermosas vistas desde los teleféricos, visitar el Museo Alpino o hacer senderismo con raquetas de nieve o para los más expertos, practicar la escalada. No podemos perdernos el impresionante glaciar: La Mer de Glace, antes de que desaparezca como consecuencia del calentamiento global.
La ciudad de Innsbruck, capital del Tirol, en Austria, es una ciudad alpina rodeada de montañas donde se puede esquiar por sus 250 kilometros de pistas. Se puede practicar el esquí nocturno en Igls o visitar Bergisel, donde se encuentra la pista de salto más famosa del mundo. Cuando se aproxima la Navidad, no podemos perdernos el Christkindlmarkt, un mercado de Navidad perfumado de aromas de Krapfen, de Strudel y de vino quemado.
Praga, en la Republica Checa, es una ciudad romántica, que en invierno se encuentra cubierta de nieve. En el mercado de Navidad encontramos todo tipo de adornos navideños, artesanía tradicional y pequeños regalos, talleres infantiles y un espectacular árbol de Navidad. En invierno, en el Mercado de las frutas, en la Ciudad Vieja, se practica el patinaje sobre hielo. También se puede visitar el Castillo de Praga o su famoso reloj astronómico.
Reikiavik, es la capital de Islandia y es una ciudad extremadamente fría en invierno. Aun así, es especialmente recomendable visitarla en invierno para ver las auroras boreales, un espectacular fenómeno de la naturaleza que ilumina el cielo con tonos de colores verdes. Se pueden avistar ballenas en el puerto, probar el Hákarl, una comida de tiburón fermentado, o hacer una excursión con un trineo tirado por perros.
Rovaniemi, en Finlandia es un paraíso en medio del Ártico, allí confluyen la cultura, las actividades de la vida cotidiana en plena naturaleza y la magia de los cuentos de hadas. Se puede visitar el pueblo donde vive Papa Noel y, en navidades, toda la ciudad es un escenario simplemente espectacular.
Tallín, capital de Estonia, es uno de los centros culturales y económicos más importante de los países bálticos. Sus paisajes nevados son espectaculares y cuenta con una pista de patinaje al aire libre, de las más famosas del país. Podrás aprovechar los Bonocheck para canjear una consumición mínima en el restaurante del hotel por estancias gratis en cualquiera de los hoteles del país.

La mejor época del año para viajar

Con el talonario de bonos de Bonocheck viajar será mucho más fácil. Si quieres saber en qué época del año viajar y donde, este es tu artículo.

En Europa, el clima de primavera es ideal para viajar, ya que la cantidad de sol va en aumento constante. La costa mediterránea comienza a beneficiarse de las cálidas temperaturas y el mar también comienza a tener unas temperaturas más agradables para darse los primeros baños. Si nos decidimos por España y Grecia, en primavera es una buena opción, pues no es una época ni demasiado cálida, ni tampoco están excesivamente concurridos, excepto en la Semana Santa. Andalucía, Malta o el sur de Italia son una excelente opción. Los países escandinavos son otra buena idea para visitar en esta época. Tienen los días interminables para disfrutar o Escocia nunca resulta tan agradable y cálida, como en esta época, especialmente en el mes de junio. Así mismo, es un buen momento para visitar Australia o ir a Túnez, antes de que aparezca el calor abrasador.

En verano ir de vacaciones es mucho más fácil y más con los talonario de bonos. Dependiendo del mes habrá destinos ideales. En julio, los países del norte, como Irlanda, Suecia, Noruega y Finlandia nos ofrecen un clima agradable, con menos lluvia y temperaturas agradables. Si lo que quieres es visitar Asia: Indonesia, Japón y Malasia son destinos que los monzones respetan en esta época. África y sus safaris de verano son un clásico, especialmente Kenia y Tanzania. Viajar a América: a Perú, a Chile o Brasil, con su clima agradable, son muy recomendables para ir en esta época. En agosto es un buen momento para viajar a Islandia, donde sus temperaturas oscilan entre los 8° C a los 15° C, durante la noche y el día. En África,se pueden visitar las Islas Mauricio cuyas temperaturas son todavía leves o la zona atlántica de Marruecos. En América, Estados Unidos es una buena opción. Asia no se recomienda, al ser la temporada del monzón.

Si lo que deseamos son unas vacaciones en otoño, a finales del mes de septiembre, la ciudad de Barcelona celebra las fiestas de la Mercè, allí se puede disfrutar de espectáculos de luz, de conciertos, y de una gran cantidad y diversidad de acontecimientos que animan las ramblas y todo el centro histórico de la ciudad. Estambul también es un lugar ideal para pasar unas inolvidables vacaciones en esta época, sin tener que pasar el tiempo haciendo colas. También las ciudades de Granada o Sevilla en otoño son ideales para que los turistas puedan sumergirse en la cultura y las tradiciones de estos lugares, sin la aglomeración de los turistas.
En invierno, el frío, la lluvia y la ausencia de sol no animan demasiado a movernos. Los principales destinos para las vacaciones de invierno son las estaciones de ski, como el Pirineo español y el francés, para los amantes de la nieve y de los deportes de montaña, donde encontrarán una amplia selección de lugares acogedores, a un precio razonable. O, para los que quieren huir de las bajas temperaturas, toda la provincia de Andalucía, en España, puede ofrecer preciosos días soleados. Senegal es otro destino de temperaturas cálidas donde se puede disfrutar del calor de su tierra y de sus habitantes.

En cualquiera de estas estaciones del año y con el talonario de bonos de Bonocheck, viajar será mucho más sencillo porque hay ofertas de hoteles irresistibles.

Viajar solo o acompañado

Cuando hablamos de viajar, hablamos de algo que va más allá del simple hecho de desplazarnos de un lugar a otro, cambiar de ubicación por cualquiera de los múltiples medios de locomoción que existen en la actualidad, y sin importar la distancia recorrida ni el tiempo que invirtamos en hacerlo. Por tanto, para aproximarnos al dilema planteado en el título tenemos que enfocarnos en los viajes como experiencia enriquecedora, instructiva y estimulante, siendo tan así que tiene un gran efecto metafórico: La amistad, el noviazgo, el matrimonio, las sociedades con fines diversos, los negocios, las relaciones familiares, las profesiones, los asuntos académico y laborales en general, y la vida misma, todo constituye un “viaje”.

En ese itinerario necesitamos siempre de la compañía franca de corazones abiertos, de gente que tome la iniciativa de romper el hielo, de un ambiente de libertad absoluta para manifestar nuestras dudas y nuestros temores; en síntesis, de una acogida lo menos fría, distante e impersonal posible. Esto es lo que en definitiva garantiza que el arribo a la tierra de partida se haga contando además de la mochila, con el equipaje más importante, el de los más esplendidos recuerdos. Estos recuerdos van más allá de los impresionantes lugares visitados y del placer y diversión vividos en verdaderos parajes paradisíacos, son los recuerdos de la gente maravillosa que nos acompañó o con las cuales sin conocerlas coincidimos en nuestras visitas, dieron una policromía especial a los paisajes de afuera, y pintaron de sensaciones multicolores nuestras emociones de adentro.

Con toda esta introducción lo que viene aflorando es la presunción de que solos o acompañados, lo que debemos es asegurarnos de contar siempre con compañía legítima y auténtica, así acometamos los desplazamientos por el motivo que sea: negocios, ocio y turismo, y desde planes mochileros hasta resorts. Incluso podríamos añadir aquí las migraciones involuntarias para huir de crisis humanitarias o conflictos bélicos. En este último caso tal vez con más razón, dada la necesidad imperiosa de apoyo moral, y estímulos para arremeter con valor y decisión los nuevos retos y situaciones que se presentan generalmente con repentina brusquedad.

Finalmente todo este planteamiento nos hace recordar el famoso tema del cantante venezolano Ricardo Montaner: Tan Enamorados, que en cierta parte dice así: “Viajar a tu lado en el tren. Un sueño difícil, de creer.” De esto precisamente se trata. No es habilidad para zafarnos de la disyuntiva de escoger entre los dos extremos: viajar solos o acompañados, la nuestra es la respuesta dialéctica que normalmente tiene este tipo de planteamiento de carácter netamente humano.