Las mejores ciudades para viajar en invierno

En invierno las condiciones meteorológicas no invitan demasiado a viajar. Sin embargo, no podemos dejar pasar por alto las ventajas que Bonocheck.com nos ofrece para una escapada corta y, a pesar del frió, pasarlo bien en las mejores ciudades, para desconectar de la rutina, en los mejores hoteles.
Las Islas Canarias están relativamente cerca de cualquier país europeo. Una estancia en estas islas “afortunadas” son un paraíso para los amantes del senderismo, de montar a caballo o para ir en bicicleta. Se pueden visitar los bosques de la isla de La Gomera, en Tenerife el Parque Nacional del Teide y un largo etcétera.
En Francia podemos viajar a Chamonix, en el Mont Blanc. Es una de las ciudades más visitadas del mundo. Allí, además de practicar deportes de invierno se puede disfrutar de las hermosas vistas desde los teleféricos, visitar el Museo Alpino o hacer senderismo con raquetas de nieve o para los más expertos, practicar la escalada. No podemos perdernos el impresionante glaciar: La Mer de Glace, antes de que desaparezca como consecuencia del calentamiento global.
La ciudad de Innsbruck, capital del Tirol, en Austria, es una ciudad alpina rodeada de montañas donde se puede esquiar por sus 250 kilometros de pistas. Se puede practicar el esquí nocturno en Igls o visitar Bergisel, donde se encuentra la pista de salto más famosa del mundo. Cuando se aproxima la Navidad, no podemos perdernos el Christkindlmarkt, un mercado de Navidad perfumado de aromas de Krapfen, de Strudel y de vino quemado.
Praga, en la Republica Checa, es una ciudad romántica, que en invierno se encuentra cubierta de nieve. En el mercado de Navidad encontramos todo tipo de adornos navideños, artesanía tradicional y pequeños regalos, talleres infantiles y un espectacular árbol de Navidad. En invierno, en el Mercado de las frutas, en la Ciudad Vieja, se practica el patinaje sobre hielo. También se puede visitar el Castillo de Praga o su famoso reloj astronómico.
Reikiavik, es la capital de Islandia y es una ciudad extremadamente fría en invierno. Aun así, es especialmente recomendable visitarla en invierno para ver las auroras boreales, un espectacular fenómeno de la naturaleza que ilumina el cielo con tonos de colores verdes. Se pueden avistar ballenas en el puerto, probar el Hákarl, una comida de tiburón fermentado, o hacer una excursión con un trineo tirado por perros.
Rovaniemi, en Finlandia es un paraíso en medio del Ártico, allí confluyen la cultura, las actividades de la vida cotidiana en plena naturaleza y la magia de los cuentos de hadas. Se puede visitar el pueblo donde vive Papa Noel y, en navidades, toda la ciudad es un escenario simplemente espectacular.
Tallín, capital de Estonia, es uno de los centros culturales y económicos más importante de los países bálticos. Sus paisajes nevados son espectaculares y cuenta con una pista de patinaje al aire libre, de las más famosas del país. Podrás aprovechar los Bonocheck para canjear una consumición mínima en el restaurante del hotel por estancias gratis en cualquiera de los hoteles del país.

¿Por qué es Benidorm el destino favorito de muchos?

Se trata de una de las ciudades españolas preferidas para disfrutar de las vacaciones. Controvertida y popular, Benidorm tiene una fama que hace ya muchos años cruzó las fronteras convirtiéndose así en uno de los destinos más famosos.

Sus precios asequibles en todas las facetas hacen que esta ciudad se colapse de visitantes durante el verano. Además, los grandes paquetes turísticos que se ofrecen para acudir a la ciudad son perfectos para tener unas vacaciones “baratas” y perfectas. Como no, hay que destacar la cantidad de apartamentos en Benidorm que están disponibles para organizarse las vacaciones por su cuenta. El abanico de posibilidades es enorme.

Uno de los referentes inmobiliarios en Benidorm como Visual Home  y que vende entre 28 y 30 viviendas mensuales, más del 75% es para personas que ya han probado Benidorm como destino vacacional y no pueden resistirse a tener su propia residencia en el aclamado paraíso alicantino.

Además, desde que Benidorm comenzó su gran expansión turística, se ha convertido en la ciudad con más rascacielos por metro cuadrado después de la famosa ciudad de Manhattan. Esto ha permitido que los hoteles y los apartamentos tengan una altura impresionante con la que dominan el paisaje y forman el famoso Skyline de Benidom.

Una ciudad que tiene apenas 50.000 habitantes durante los meses de invierno, alcanza durante la época de verano más de 550.000 personas lo cual hace que la oferta turística, hotelera y de apartamentos se colapse con mucho tiempo de antelación.

Benidorm se ha convertido como hemos podido ver en toda una ciudad objetivo por parte del turismo, lo que hace que su paradigma urbanístico se encuentre desbordado y que la demanda de apartamentos en la ciudad esté colapsada. Esta increíble transformación de la ciudad ha sido negativa para muchos de los sectores aunque muy beneficiosa para algunos otros. Numerosos beneficios reporta el turismo al sector industrial de la ciudad.

¿Y tú? ¿Dejarás que te enamore Benidorm?

Visitar Cuenca

Dentro de la categoría de Turismo de Interior destacan ciudades como Cuenca que aúnan un entorno natural agreste y de belleza incomparable y un zona urbana con patrimonio histórico, todo ello a una distancia relativamente cercana con lo que se puede realizar a pié la gran mayoría de visitas.

Situada entre el Júcar y Huécar esta ciudad fortifica ofrece un espectáculo visual de construcciones al borde de acantilados, sus construcciones medievales y su aspecto rustico, deleitaran nuestros sentidos, no sorprende que la UNESCO declarara Cuenca Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Por destacar algunos edificios monumentales Catedral de Santa María y San Julián, edificio fundamentalmente gótico con detalles románicos y barrocos, sorprende la excelente conservación de la fachada y ello se debe a que la original se derrumbó y la reconstrucción actual corresponde al siglo XX.

Las casas colgadas son la imagen emblemática de la ciudad, realizadas en mampostería, con sus balcones voladizos de madera, son un atractivo visual y rústico que provoca vértigo. Otro claro ejemplo de arquitectura popular de la zona, son los Los rascacielos del barrio de San Martín, siendo viviendas de tan sólo cuatro plantas, vistas desde el barranco impresiona su efecto óptico en  altura.

También son de obligatoria visita La Plaza mayor con su ayuntamiento barroco, como también lo es el la Visita al Puente de San Pablo por sus vistas y por  su construcción rustica en madera y hierro.

Las riberas de Huécar y el Júcar están urbanizadas y acondicionadas para largos paseos rodeados de naturaleza.

Ya fuera del casco urbano, y en promontorio de notable belleza, podemos encontrar el convento de San Pablo de la orden de los Dominicos de decoración renacentista y estructura gótica.

En las cercanías de la capital podemos encontrar entornos naturales como Las Torcas de los Palancares a veinte minutos de Cuenca, enormes depresiones circulares en ocasiones cubiertas de agua que sobrecogen por su magnitud y belleza, otro paraje interesante pocos kilómetros de Tragacete (a una hora de coche desde Cuenca), es el nacimiento del Rio Cuervo, que saliendo de una cueva genera un entorno de cascadas y zonas de baño de incomparable belleza.

También merece mención los entornos naturales a 33 minutos de Cuenca de La ciudad Encantada con sus caprichosas formas rocosas y el Ventano del Diablo un esplendido mirador natura en la misa carretera que nos lleva a al Ciudad Encantada.

También, a algo más de media hora en coche, podemos visitar la ruinas romanas de Segóbriga, con su foro, termas, basílica, necrópolis, y su mejor conservado Teatro.

No te pierdas el turismo de interior, y sobre todo no te pierdas Cuenca.

Página de la oficina de turismo de Cuenca http://turismo.cuenca.es/