Visitar Cuenca

Cuenca y sus maravillas

Dentro de la categoría de Turismo de Interior destacan ciudades como Cuenca que aúnan un entorno natural agreste y de belleza incomparable y un zona urbana con patrimonio histórico, todo ello a una distancia relativamente cercana con lo que se puede realizar a pié la gran mayoría de visitas.

Situada entre el Júcar y Huécar esta ciudad fortifica ofrece un espectáculo visual de construcciones al borde de acantilados, sus construcciones medievales y su aspecto rustico, deleitaran nuestros sentidos, no sorprende que la UNESCO declarara Cuenca Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Por destacar algunos edificios monumentales Catedral de Santa María y San Julián, edificio fundamentalmente gótico con detalles románicos y barrocos, sorprende la excelente conservación de la fachada y ello se debe a que la original se derrumbó y la reconstrucción actual corresponde al siglo XX.

Las casas colgadas son la imagen emblemática de la ciudad, realizadas en mampostería, con sus balcones voladizos de madera, son un atractivo visual y rústico que provoca vértigo. Otro claro ejemplo de arquitectura popular de la zona, son los Los rascacielos del barrio de San Martín, siendo viviendas de tan sólo cuatro plantas, vistas desde el barranco impresiona su efecto óptico en  altura.

También son de obligatoria visita La Plaza mayor con su ayuntamiento barroco, como también lo es el la Visita al Puente de San Pablo por sus vistas y por  su construcción rustica en madera y hierro.

Las riberas de Huécar y el Júcar están urbanizadas y acondicionadas para largos paseos rodeados de naturaleza.

Ya fuera del casco urbano, y en promontorio de notable belleza, podemos encontrar el convento de San Pablo de la orden de los Dominicos de decoración renacentista y estructura gótica.

En las cercanías de la capital podemos encontrar entornos naturales como Las Torcas de los Palancares a veinte minutos de Cuenca, enormes depresiones circulares en ocasiones cubiertas de agua que sobrecogen por su magnitud y belleza, otro paraje interesante pocos kilómetros de Tragacete (a una hora de coche desde Cuenca), es el nacimiento del Rio Cuervo, que saliendo de una cueva genera un entorno de cascadas y zonas de baño de incomparable belleza.

También merece mención los entornos naturales a 33 minutos de Cuenca de La ciudad Encantada con sus caprichosas formas rocosas y el Ventano del Diablo un esplendido mirador natura en la misa carretera que nos lleva a al Ciudad Encantada.

También, a algo más de media hora en coche, podemos visitar la ruinas romanas de Segóbriga, con su foro, termas, basílica, necrópolis, y su mejor conservado Teatro.

No te pierdas el turismo de interior, y sobre todo no te pierdas Cuenca.

Página de la oficina de turismo de Cuenca http://turismo.cuenca.es/

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *